sábado, 26 de enero de 2008

The never-ending movie quiz

The "Never-Ending Movie Quiz" is a new community-driven movie trivia game.

Users submit the questions to the game and earn points by correctly answering questions from other users.

The system updates the top scores across all of Flixster every week. ==> PLAY HERE <==

domingo, 20 de enero de 2008

lunes, 14 de enero de 2008

Dominique A

Je viens de conaître un chanteur français nommé Dominique A (son vrai nom est Dominique Ané), et je l'aimé beaucoup. Il n'est pas seulement un chanteur, mais aussi an compositeur, écrivain et multi-instrumentiste. Né à Provins en 1968, avec une carrière musicale de plus de 10 ans, il a fait des concerts en Espagne plusiers fois ; à Benicasim et aussi à madrid dans la "Sala El Sol".
Je croi que la meilleure façon de le conaìtre est à travers de ses chanson, alors je vous laisse ici le vidèo de "Le courage des oiseaux".

viernes, 11 de enero de 2008

Maquina de movimiento perpetuo

—Sí, ¿dígame? —contesté al teléfono.

—Buenos días, ¿está el señor de la casa?

—Sí —respondí—, soy yo, ¿qué desea?

—Le llamo del gimnasio ***… —Me di cuenta de que no tenía que haber dado el NIF en el Decathlon cuando fui a comprar esos chandals— …de aquí del pueblo… —continuaba la voz al otro lado del teléfono, rutinariamente.

—No me interesa, muchas gracias y buenos días. —Y colgué.

***


—Ring-ring... —sonó el teléfono.

—Sí, ¿dígame? —contesté.

—Buenas tardes, ¿está el señor de la casa?

—¿Para?

—Llamo del gimnasio del…

—¡Oiga! ¡Ya dije esta mañana que no! ¡Haga el favor de borrarme de esa lista!

—Yo no puedo hacer eso, caballero.

—Ése no es mi problema. Mándelo hacer. Buenas tardes. —Y colgué.

***


—Ring-ring... —sonó el teléfono.

—Sí, ¿dígame? —contesté.

—Buenas tardes, llamo de la BBC de Londres.

—¿De dónde ha dicho? —pregunté sorprendido.

—Llamo de la BBC de Londres. En estos momentos hay unas becas para estudiantes de inglés. ¿Hay alguien en la casa interesado en estudiar inglés? Estamos buscando interesados para las becas.

—¿Y está usted segura de que llama de la BBC de Londres? —insistí.

—¡Claro! ¡De la BBC de Londres! ¿Usted conoce Salvat?

—¡Señorita, haga el favor de no hacerme perder el tiempo, una cosa es la BBC de Londres y otra Salvat! No me interesa. Gracias y buenas tardes. —Y colgué.

***


—Ring-ring... —sonó el teléfono.

—Sí, ¿dígame? —contesté—. Sí, ¿dígame? —contesté otra vez—. ¿Oiga?

—Buenas tardes, ¿está el señor de la casa? —Entonces me di cuenta de que el que llama es una máquina y que cuando respondes te asigna a alguien, de ahí la espera: está todo mecanizado. Nunca te acostarás sin saber, con cada llamada, una cosa más. Entre medias sonó el portero automático.

—Ding-dong. —Aproveché y respondí al teléfono.

—Un momento, por favor, me llaman a la puerta. —Y fui a atender el portero automático— ¿Quién?

—Compañía de seguros *** ***. Estamos haciendo una campaña. ¿Puede abrirme, por favor?

—No gracias, no deseamos publicidad.

—Quizás los otros vecinos sí.

—No, no, gracias y buenas tardes. —Y colgué el portero para volver a la llamada de teléfono—. Ya está, grácias, dígame. —Nadie contestaba—. Sí, ¿dígame? —insistí—. ¿Oiga? —Me habían colgado. Encima maleducados.

***


—Ding-dong —sonó el timbre de la puerta del piso. Fui a abrir—. Hola, ¿sí?

—Hola, soy de la compañía de seguros *** ***. Estamos haciendo una campaña…

—Disculpa —interrumpí—, ¿eres el de hace un rato, que ha llamado abajo?

—Sí, estamos haciendo una campaña…

—Pero oye —interrumpí otra vez—, ¿no te dije ya que no me interesaba?

—Puede ser, pero no te escuché.

—Se dice «no te oí».

—No, no te escuché —insistía él—.

—¿Que no me escuchaste? ¿¿Cómo que no me escuchaste?? —Empecé a enervarme—.

—Es que tú tampoco me estabas escuchando.

—¡Pero oye, ésta es mi casa! ¡¡Decido yo cuándo quiero escuchar o abrir a alguien!! ¿Para qué insististe llamando a otros vecinos?

—Pues me abrieron… —continuaba el comercial, impertérrito.

—¿¿Pero tú te crees que esto son maneras?? Oye, venga, aparta un poco que quiero cerrar la puerta, no me apetece lo más mínimo seguir con esto.

—Pero aún no has oído mis ofertas.

—¡¡¡Qué vergüenza!!! ¡Eres el tío más maleducado que he visto en mi vida! ¡Largo de mi casa! ¡Descarado! —Y cerré la puerta. No sé si acabó dándole en la nariz o no, el tipo no se apartaba ni a la de tres.

***


—Ring-ring... —sonó el teléfono.

—Buenas tardes, ¿está el señor de la casa?

—En caso de que hubiera varios, ¿a cuál se refiere?

—Disculpe, ¿está el señor de la casa?

—Creo que ni siquiera sabe por quién pregunta. Buenos días. —«Lo que es» estar cansa'o, vamos.

***


—Ring-ring... —sonó el teléfono.

—Sí, ¿dígame? —contesté.

—Buenos días, ¿está el señor de la casa?

—Y dígame —cambié de tercio—, ¿sabe siquiera si esto es una casa, un hangar, un pajar o un gimansio?

—Disculpe… buenos días, ¿está el señor de la casa?

—¿Pero usted sabe con quién quiere hablar? —insistí—.

—Bueno… en realidad… no, caballero.

—Entonces haga el favor de no molestar. No me interesa nada de lo que pueda ofrecerme. Buenos días.

***


—Ring-ring... —sonó el teléfono.

—Sí, ¿dígame? —contesté.

—Buenos días, ¿está el señor de la casa?

—Disculpe, ¿sabe? Quizás donde llame no haya señor de la casa. —Lo del cambio de tercio veo que no hace tampoco que dejen de llamarme, pero por lo menos me río un poco y no acabo de mala leche en cada llamada.

—Probablemente usted pueda atendernos, caballero.

—Es que igual no soy caballero, señorita. En realidad me llamo Laura y la voz es de la cazalla. —Y se oyó un silencio tenso—.

—Buenos días, señora Laura, llamamos para ofrecerle este…

—Señorita, por favor, pare, pare. No me interesa lo que va a ofrecerme. Gracias y buenos días. —Y colgué—.

***


—Ring-ring... —sonó el teléfono.

—…


*Los enamorados del movimiento perpetuo puede volver al principio del texto y convertirlo en un bucle infinito. tampoco hay muchas más posibilidades a la hora de responder a esas llamadas, que yo sepa.

Fuente: http://ninuclearniotras.blogspot.com/

martes, 8 de enero de 2008

El caso del albañil

fragmento del programa de radio "La Jungla"

jueves, 3 de enero de 2008

Figura de cera.






















La actriz Nicole Kidman de 40 añitos de edad, inmortalizada en el cine y ahora también en cera, ya engrosa con su atractiva figura la lista de personalidaddes que tienen su figura en cera en el museo Madame Tussaud en la capital británica. En un ambiente completamente navideño, con nieve en abundancia y ante tres abetos decorados para estas fechas, la actriz luce en todo su esplendor, vestida con un traje de noche rojo ribeteado en plata, que resalta su perfecta figura realizada en cera.


















Acostumbrados como estamos a que las figuras de cera sean de lo más inexpresivas y muchas veces muy poco parecidas a sus originales, es sorprendente descubrir que en este caso han conseguido casi la perfección, pues realmente parece un rostro auténtico. Incluso las malas lenguas dicen que está más viva que la original, a la que parece que demasiado botox le ha restado expresividad de la cara. Juzgad vosotros mismos, aquí os pongo fotos de la real Nicole Kidman.